Rusia anunció hoy que enviará en los próximos días a Siria una delegación de políticos y senadores para reunirse con el líder del país árabe, Bachar al Asad, cuya dimisión es demandada por Occidente, y con la oposición al régimen sirio.

"De acuerdo con la Cancillería, un grupo de políticos rusos volará a Siria para esclarecer qué es lo que pasa en el país", explicó Aslambek Aslajánov, miembro del comité de Asuntos Internacionales del Senado ruso, a la agencia Interfax.

El senador calificó de "contradictoria" y "sesgada" la versión de los violentos sucesos en Siria que ofrecen los medios de comunicación internacionales.

"Nuestra misión es mantener reuniones con representantes de las autoridades y la oposición. Tenemos previsto reunirnos con el presidente sirio, al que yo conozco personalmente. Ya me reuní con él en dos ocasiones", dijo.

La Cancillería rusa aseguró hoy que no comparte las demandas de dimisión de Asad expresadas por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y por la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton.

La Cancillería rusa llamó a autoridades y oposición a cesar la violencia en Siria y pidió a los opositores que rompan lazos con los grupos extremistas e inicien un diálogo con el régimen.

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, ha advertido al líder de Siria de que le espera "un triste destino" si no logra estabilizar pronto la situación en su país.

Hasta ahora, Rusia ha hecho un llamamiento a Asad para introducir reformas políticas democráticas, pero se ha opuesto a la imposición de sanciones internacionales por parte de la ONU como las adoptadas contra el régimen de Muamar el Gadafi en Libia.