La Fiscalía de Nueva York investiga si el abogado de la mujer que denunció por agresión sexual a Dominique Strauss-Kahn ofreció a la defensa del político francés llegar a un acuerdo civil fuera de los tribunales cuando empezó a dudarse de la credibilidad de la demandante, informó hoy The Wall Street Journal.

Según fuentes judiciales citadas por el diario, el letrado Kenneth Thompson se reunió en varias ocasiones con el equipo de la defensa del exdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI) a mediados de junio, poco después de que los fiscales empezaran a dudar de Nafissatou Diallo, la inmigrante guineana que acusa a DSK.

"No se llegó a un acuerdo", asegura el diario, que detalla que Thompson y su socio, Douglas Wigdor, prepararon un borrador de arreglo extrajudicial para las conversaciones, que se prolongaron a lo largo de 19 días, periodo durante el cual los abogados de Diallo prohibieron a la Fiscalía interrogar a la mujer.

Thompson declaró al periódico que es "falso" que se produjeran esas reuniones e insistió en que la acusación desea que se celebre un juicio contra DSK, aunque The Wall Street Journal sostiene que los fiscales solicitaron al abogado este mes que les informara "de cualquier tipo de negociaciones" para llegar a un pacto civil.

Por su parte, William Taylor, uno de los abogados de DSK, señaló al rotativo sobre el mismo asunto que "sería útil que Thompson fuera honesto sobre lo que sucedió".

El diario indicó que las conversaciones tuvieron lugar después de que la Fiscalía empezara a revisar el caso por sus dudas sobre Diallo, pero antes de hacerlas públicas y de que la propia demandante se reuniera con los fiscales para defender su credibilidad.

La mujer se reunió por última vez con la Fiscalía de Manhattan el pasado 27 de julio, cuando volvió a defender su versión de los hechos ocurridos el 14 de mayo en una habitación de un lujoso hotel neoyorquino donde trabajaba.

Diallo insiste en que Strauss-Kahn la violó y hace diez días también presentó contra él una demanda civil en la que exige una cantidad indeterminada de dinero por el daño psicológico que le supuso la agresión sexual.

El economista galo, de 62 años, fue detenido el 14 de mayo cuando estaba a punto de tomar un avión a París, pero fue puesto en libertad vigilada desde el 1 de julio, cuando el juez federal Michael Obus valoró una serie de elementos que erosionaban el caso de la acusación.

Una investigación de la defensa reveló que Diallo, inmigrante guineana de 32 años, viuda y madre de una adolescente, mintió en su petición de asilo a Estados Unidos y habló por teléfono con un narcotraficante encarcelado sobre "cómo podría conseguir dinero acusando" a DSK.

El político francés comparecerá por próxima vez ante el juez Obus el martes 23 de agosto, cuando el magistrado decidirá si sigue adelante con el juicio o levanta los cargos.