El papa Benedicto XVI tiene previsto reunirse hoy con la familia real española y mantener un encuentro posterior con el rey Juan Carlos, en su segunda jornada de estancia en Madrid.

Este acto se celebrará en el Palacio de la Zarzuela, antiguo pabellón Real de caza y hoy residencia de los reyes de España.

A continuación, el papa se trasladará a la localidad madrileña de El Escorial donde se encontrará con religiosas jóvenes y mil profesores universitarios en el Patio de los Reyes del monasterio.

A continuación, en el salón de embajadores de la Nunciatura Apostólica, la embajada vaticana en Madrid y residencia del papa mientras esté en Madrid, Benedicto XVI compartirá su almuerzo con un grupo de jóvenes católicos de los cinco continentes que representarán a los cientos de miles que desde comienzos de semana abarrotan la ciudad.

Allí mismo, en la Nunciatura, el papa mantendrá por la tarde un encuentro oficial con el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

A las 19:30 horas (17:30 GMT), Benedicto XVI presidirá el Vía Crucis que discurrirá por el madrileño Paseo de Recoletos, entre dos de las plazas más emblemáticas del centro de la capital española, la dedicada a Colón y la de Cibeles, donde volverá a hablar a los peregrinos católicos de la JMJ.

En Cibeles se levanta un enorme escenario desde donde el papa se dirigió ayer, jueves, a los peregrinos, que le tributaron una multitudinaria y calurosa bienvenida, y donde se situó el altar para la misa con la que el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, inauguró oficialmente el martes este encuentro mundial de jóvenes católicos.