Delegados de la I Cumbre Mundial de Afrodescendientes inaugurada hoy en Honduras abogaron por la creación de un parlamento para esa comunidad en el seno de las Naciones Unidas, lo que fue respaldado por el presidente anfitrión, Porfirio Lobo.

El gobernante hondureño indicó que es justo que los afrodescendientes tengan un foro permanente no solo en la ONU, sino en otras instancias internacionales.

La cumbre, que finalizará el próximo domingo, reúne a unas 700 personas de alrededor de una veintena de países de América, África, Europa y Asia, y centrará sus debates en los problemas sobre educación, salud, nutrición, justicia, propiedad de la tierra y otros derechos de los pueblos afrodescendientes.

Entre otros invitados, a la ceremonia inaugural asistieron el presidente de Guatemala, Álvaro Colom, y el vicepresidente de Costa Rica, Alfio Piva, así como representantes de la ONU, Organización de Estados Americanos (OEA), delegados, diplomáticos y el pleno de los tres poderes del Estado de Honduras.

En los discursos todos coincidieron en rechazar la discriminación racial y pidieron acciones concretas para los pueblos afrodescendientes, que solo en Latinoamérica y el Caribe representan una población de más de 150 millones de personas.

"Para mi cualquier tipo de discriminación es inaceptable", subrayó el presidente hondureño, quien además prometió que su gobierno luchará para que los derechos de sus compatriotas afrodescendientes, de los que dijo sentirse "orgulloso", les sean "restituidos plenamente".

"Ese gran discurso de Martin Luther King, que marcó una gran diferencia, sin lugar a dudas aún tenemos que seguirlo repitiendo", agregó.

El presidente de Guatemala expresó, por su parte, que "hay que pagar con un compromiso serio para erradicar definitivamente todo tipo de discriminación, todo tipo de abandono, contra los pueblos afrodescendientes".

Colom recordó la riqueza cultural de los pueblos centroamericanos, comenzando por los mayas, y los lazos que unen a los pueblos afrodescendientes, conocidos como "garífunas", de Guatemala, Belice, Honduras y Nicaragua.

En su opinión, la cumbre que se celebra en La Ceiba, en el Caribe de Honduras, "debe hacer historia" para que las obras vayan "más allá de las palabras".

El vicepresidente de Costa Rica indicó que se debe reflexionar "sobre opciones viables" que permitan dar "fe al mundo entero de que la unidad de los seres humanos, sobre la base del respeto, la inclusión y las oportunidades de desarrollo es una oportunidad histórica" que hay que "trazar en la agenda internacional".

"Traemos un mensaje de amor y de esperanza que inspirados en el espíritu de libertad de Nelson Mandela y en los sueños de Martin Luther King, pretendemos generar conciencia universal sobre la importancia y prioridad para la reivindicación política y social de nuestros hermanos afrodescendientes", agregó.

El secretario general de la cumbre y presidente de la Organización Étnico Comunitario (ODECO), Céleo Álvarez, dijo que los afrodescendientes están promoviendo grandes transformaciones y alianzas estratégicas en el ámbito, local, nacional e internacional para corregir las inequidades que persisten para sus pueblos.

"Estamos demandando, con justicia, que en esta Cumbre Mundial de Afrodescendientes se adopten algunas decisiones trascendentales, que se establezca el Fondo de Desarrollo para los Pueblos Afrodescendientes y que se pueda establecer el Decenio para los Pueblos Afrodescendientes a partir de 2012", agregó.

Álvarez también promueve la creación de un Parlamento Afrodescendiente en el seno de la ONU, comenzando por los países centroamericanos con una representación en el Sistema de la Integración Centroamericana (Sica).

Otra iniciativa que discutirán los afrodescendientes es la creación de un Fondo de Desarrollo Integral Sostenible, con identidad para sus pueblos, incluidos los indígenas.