El presidente de Siria, Bachar al Asad, aseguró que ha detenido las operaciones de sus fuerzas de seguridad contra civiles, en una conversación telefónica anoche con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

En un comunicado, el gabinete de Ban informó de que el secretario general "se mostró alarmado ante las informaciones sobre violaciones de los derechos humanos y el empleo de fuerza excesiva por parte las fuerzas de seguridad sirias".

También pidió a Al Asad el fin de las detenciones en masa de civiles, como las que se han efectuado en la ciudad portuaria de Latakia, que ha afectado a muchos palestinos.

Al Asad contestó que las operaciones militares y policiales ya habían terminado, según el comunicado difundido por el portavoz de Ban Ki-moon, Farhan Haq.

El presidente sirio también se comprometió a llevar a cabo reformas democráticas y a recibir una delegación de la ONU con una misión humanitaria.