La policía en España arrestó a un estudiante de química mexicano sospechoso de planear un ataque con gas contra la gente que se opone a la visita del papa Benedicto XVI .

El pontífice llegará el jueves para conmemorar el Día Mundial de la Juventud en una visita de casi cuatro días y para el miércoles en la tarde está programada una marcha de laicos en Madrid.

Una policía informó que el sospechoso, de 24 años y quien fue arrestado en Madrid el martes, es un estudiante mexicano de intercambio especializado en química orgánica. La oficial no reveló su nombre y tampoco dijo si los investigadores creen que el hombre era en realidad capaz de cometer un ataque con gas.

La oficial habló bajo la condición de anonimato en línea con las normas oficiales.

La policía informó en un comunicado que el sospechoso planeaba atacar a los que se oponen a la visita del Papa con "gases sofocantes" y otros químicos.

Las autoridades agregaron que los oficiales que allanaron el departamento del detenido en un lujoso distrito de Madrid incautaron un disco duro externo y dos computadoras portátiles con ecuaciones químicas que no tenían nada que ver con los estudios del mexicano.

Añadió que el sospechoso trató de reclutar gente vía internet para que lo ayudaran y que una computadora aparentemente utilizada para este propósito estaba entre los objetos que tomó la policía.

El comunicado agregó que él estaba en la capital española estudiando en un organismo de investigación del gobierno, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Las autoridades eclesiásticas dijeron que la organización de la visita papal costaba unos 50 millones de euros (72 millones de dólares).

Los manifestantes se quejaban de que el gobierno gastaba el dinero de los contribuyentes en la visita al conceder crédito tributario a las empresas auspiciadoras y atractivos como descuentos en los boletos del metro y en los autobuses para los peregrinos.

Funcionarios de la embajada mexicana en Madrid no respondieron de inmediato las llamadas telefónicas ni mensajes electrónicos pidiéndoles declaraciones.