Los indígenas bolivianos que realizan una marcha en la Amazonía hace tres días solicitaron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA medidas cautelares para frenar la construcción de una carretera que partirá en dos una reserva natural, informó hoy una entidad que los asesora.

El director del privado Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social (Cejis), Leonardo Tamburini, indicó a Efe que esa institución, la Subcentral del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) y la Central del Pueblo Mojeño hicieron la petición a la CIDH, con sede en Washington.

"Hemos presentado una solicitud de medidas cautelares en la que planteamos la suspensión del proyecto carretero y otras medidas de protección a las comunidades del Tipnis y hacemos notar el grave peligro al que se está exponiendo a la población indígena", agregó.

La solicitud ante la CIDH de la OEA es la primera acción ante organismos internacionales para tratar de frenar la ruta, aunque los dirigentes de las etnias señalaron que también pueden presentar otra ante Naciones Unidas.

Los indígenas se oponen con su marcha a la construcción de una ruta que atravesará el Tipnis, entre los departamentos de Cochabamba (centro) y Beni (noreste), proyecto que el presidente Evo Morales ha defendido con el argumento de que es vital para la integración.

La reserva es habitada por los pueblos indígenas mojeño, yuracaré y chimán que expresaron su temor de que la apertura de la ruta provoque el avasallamiento de sus territorio por los productores de coca del Chapare, donde están las bases del presidente Morales.

El mandatario ha sido criticado por los grupos indígenas y los ecologistas porque su determinación de hacer la carretera con apoyo financiero de Brasil contradice su imagen de defensor de la Tierra.

Los indígenas comenzaron su marcha el lunes en la ciudad amazónica de Trinidad y pretenden llegar a La Paz en 35 días tras recorrer 500 kilómetros.

Hasta el mediodía de hoy unos 800 indígenas habían recorrido cerca de 40 kilómetros hasta la comunidad de Fátima, indicó a Efe, desde Trinidad por teléfono, el dirigente del Tipnis, Adolfo Moye.

Moye dijo que los indígenas que viven en el sur del parque están siendo objeto de acoso de parte de los cocaleros del Chapare, que no les permiten transitar por las rutas del lugar como una represalia por la protesta que realizan contra el proyecto de Morales.

"Veo un peligro de enfrentamiento porque se trata de comunidades indígenas que están en un extremo del Tipnis y que usan las rutas de los colonos", advirtió Moye, quien hoy hizo una pausa en su marcha por la Amazonía para hacer la denuncia en Trinidad.

También rechazó la denuncia de Morales de que la marcha es instigada por la agencia de cooperación estadounidense USAID con fines de conspiración y aseguró que en el Tipnis siempre se apoyó políticamente las reformas del gobernante.

"Pero tampoco hemos votado por el Gobierno para que haga lo que quiera, sin escucharnos. Estamos corrigiendo al Gobierno para que sea real su propuesta de defensa de la Tierra", sostuvo.

En las últimas horas la marcha indígena también ha recibido el respaldo inesperado de la Confederación Sindical de Trabajadores Campesinos de Bolivia, una entidad leal a Morales, que le pidió oficialmente cambiar el trazado de la vía para no afectar el Tipnis o cancelar el proyecto.