El Tribunal Especial para Líbano (TEL) confirmó hoy la acusación contra los cuatro miembros del grupo libanés chií Hizbulá acusados del asesinato en 2005 del ex primer ministro libanés Rafic Hariri y decidió levantar la confidencialidad sobre el casi.

Al confirmar la acusación, los jueces consideran que la Fiscalía ha presentado "suficientes pruebas prima facie" para poder comenzar el proceso, indicó el TEL en un comunicado.

El tribunal, ubicado en La Haya, puntualizó que ello no significa que los acusados sean culpables, para lo cual tiene que celebrarse el juicio y demostrar la presunta culpabilidad "más allá de cualquier duda".

La decisión establece que "el juez de la Sala Preliminar ha considerado que la acusación cumple los requisitos referentes a los hechos específicos y las bases exigidas por el Derecho Internacional".

La acusación se ha mantenido confidencial hasta el momento para "asegurar la integridad del proceso judicial y la búsqueda y detención de los acusados".

El pasado mes de julio, el TEL ya levantó el secreto de sumario relativo a los nombres de los cuatro miembros de implicados presuntamente en el asesinato del ex primer ministro libanés.

La Fiscalía acusa Salim Jamil Ayyash, Mustafa Amine Badreddine, Hussein Hassan Oneissi, Assad Hassan Sabra de estar implicados en el atentado con coche bomba perpetrado el 14 de febrero de 2005 contra el exmandatario libanés.

En concreto, Ayyash, de 47 años, y Badreddine, de 50 años, están acusados de conspiración para cometer un acto terrorista, de la comisión de un acto terrorista con explosivos, del homicidio premeditado con explosivos de Hariri y del de otras 21 personas, y del homicidio premeditado en grado de tentativa de 231 personas más.

Oneissi, de 37 años, y Sabra, de 34, también están acusados de conspirar para cometer un acto terrorista, pero figuran como presuntos cómplices del asesinato del ex primer ministro libanés y de las demás víctimas.

De acuerdo con los medios de comunicación de ese país, Badreddine, conocido también como Sami Issa o Elias Fouad Saab, es primo y cuñado de Imad Mugniye, máximo responsable militar de Hizbulá asesinado en Damasco el 12 de febrero de 2008.

Se cree que ha sustituido a su primo a la cabeza de las operaciones militares del grupo libanés chií.

Ayyash es un alto responsable de la seguridad de Hizbulá, posee la nacionalidad estadounidense, y se sospecha que pudo ser el organizador y quien dirigió el atentado contra Hariri.

De Sabra y Oneissi -cuyo alias es Hussein Hassan Issa- poco se sabe, solo que forman parte de la seguridad de Hizbulá y se cree que colaboraron con un palestino, identificado como Ahmad Abu Adas, que llamó a la televisión catarí Al Yazira para reivindicar el magnicidio.