Las fuerzas de seguridad de Guatemala capturaron hoy en un barrio popular del norte de la capital a un exparamilitar acusado de haber participado en la matanza de 248 campesinos en julio de 1982, el quinto detenido en menos de una semana vinculado a este caso.

Un portavoz de la Policía Nacional Civil (PNC) dijo a los periodistas que Julián Acoj Morales, de 55 años, fue detenido en cumplimiento de una orden emitida por un juez penal por su presunta participación en la masacre de Plan de Sánchez, perpetrada por miembros del Ejército guatemalteco y paramilitares en una comunidad del norte del país.

Acoj Morales fue puesto a disposición del Juzgado Primero de Primera Instancia de Mayor Riesgo, donde habrá de rendir testimonio en las próximas horas.

La semana pasada fueron capturados en el norte del país Lucas Tecú, Mario Acoj, Eusebio Grave y Santos Rosales, antiguos miembros de las desaparecidas Patrullas de Autodefensa Civil, grupos paramilitares creados por el Ejército para combatir a la guerrilla.

El martes, al comparecer ante los jueces, los cuatros sospechosos se declararon inocentes de los cargos de asesinato múltiple y delitos contra la humanidad de que son acusados por la Fiscalía.

Los cinco detenidos forman parte del grupo de militares retirados y exparamilitares que según la Fiscalía perpetraron la matanza de 248 campesinos en la comunidad de Plan de Sánchez, en el municipio de Rabinal, del departamento norteño de Baja Verapaz, el 18 de julio de 1982, por considerarlos guerrilleros.

Según la investigación de la Fiscalía de Derechos Humanos, los ex militares luego de asesinar a recién nacidos, adolescentes, mujeres y hombres les prendieron fuego a los cadáveres para no dejar evidencia de "los actos inhumanos contra la población civil".

La matanza de Plan de Sánchez se perpetró durante el régimen militar que presidió el general golpista José Efraín Ríos Montt (1982-1983) y es la segunda que llega a los tribunales locales.

El pasado 2 de agosto fueron condenados a 6.060 años de prisión cuatro ex militares guatemaltecos que fueron declarados culpables por el Tribunal de Alto Riesgo, en la capital, de la matanza de 201 personas el 7 de diciembre de 1982 en una comunidad del departamento norteño de Petén.

La Comisión del Esclarecimiento Histórico (CEH), auspiciada por las Naciones Unidas, documentó 669 casos de masacres durante el conflicto interno, la mayoría de ellas atribuidas al Ejército de Guatemala.