La calma impera en las principales ciudades del Reino Unido una semana después de que se iniciaran los disturbios que se sucedieron durante cuatro días, mientras la policía interroga a los detenidos por dos de los cinco fallecidos en estos incidentes.

Los dos últimos detenidos son sospechosos de la muerte de Trevor Ellis, un joven de 26 años que fue encontrado con un disparo en la cabeza en su coche el lunes por la noche en el barrio de Croydon, en el sur de Londres, y que falleció al día siguiente.

Por este suceso Scotland Yard ha detenido a un hombre de 26 años en Mitcham, también en el sur de la capital, donde permanece bajo custodia, mientras que el otro sospechoso, detenido en Brighton, ya ha declarado y ha sido puesto en libertad bajo fianza, según la policía metropolitana.

Por otro lado, la policía tomas declaración al joven de 22 años detenido ayer por la muerte de un hombre de 68 años, que fue atacado cuando trataba de parar un incendio provocado en un supermercado durante los disturbios de Ealing, en el oeste de Londres.

La víctima, Richard Mannington Bowes, murió el jueves por las heridas sufridas en la cabeza durante el ataque, que se produjo el lunes por la noche.