El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, lamentó la "absoluta falta" de avances hacia una solución política al conflicto en Libia y pidió a los líderes del país que se comprometan a encontrar una salida negociada a los enfrentamientos entre el régimen de Muamar el Gadafi y la oposición.

El máximo responsable de la ONU trasladó su "honda preocupación" ante la situación que atraviesa el país norteafricano al primer ministro libio, Mahmudi Bagdadi, con quien mantuvo una conversación telefónica el miércoles, informó hoy ante la prensa la portavoz del organismo, Vannina Maestracci.

En esa conversación, Ban lamentó "la absoluta falta de progreso en los esfuerzos por encontrar una solución negociada políticamente a la crisis" en Libia, "pese a los esfuerzos" de su enviado especial, el jordano Abdelilah al Jatib, por conseguir un entendimiento entre todas las partes.

"Todas las partes deben comprometerse a un proceso político", dijo el secretario general de la ONU a Bagdadi, a quien exhortó a "responder constructivamente a las ideas sobre ese asunto que presente el enviado especial del organismo", añadió Maestracci.

Ban también trasladó al primer ministro libio "las preocupaciones compartidas por los Estados miembros de la ONU sobre la continua pérdida de vidas humanas y la destrucción de las infraestructuras del país".

"También expresó su preocupación por la muerte de civiles inocentes como resultado de los enfrentamientos armados en el país y la falta de material médico y carburantes, lo que añade más urgencia para responder a las necesidades humanitarias del pueblo libio", añadió la portavoz de la ONU.

Maestracci negó en su intervención una información aparecida en medios libios que indicaba que Ban había pedido una sesión especial en el Consejo de Seguridad del organismo para estudiar la situación en Libia.

Libia vive en conflicto desde que el pasado febrero surgió un movimiento de oposición a Gadafi que pide reformas democráticas para el país norteafricano y que se encontró con la férrea repulsa de Trípoli, que optó por reprimir a los opositores en una serie de operaciones que provocaron finalmente la intervención militar de las fuerzas de la OTAN.