El Gobierno de EEUU instó hoy a Corea del Norte a mostrar "contención" después de un intercambio de fuego con el Ejército de Corea del Sur seguido de un ataque de Pyongyang con disparos de artillería que cayeron cerca de la frontera del Sur.

"Entendemos que este intercambio de fuego ha cesado, y eso es bueno. Llamamos a la República Popular Democrática de Corea a ejercer la contención", dijo en su conferencia de prensa diaria la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

El Ejército norcoreano disparó dos rondas de artillería hacia la frontera marítima cerca de la isla de Yeonpyeong en el Mar Amarillo.

Uno de los proyectiles cayó cerca de la Línea Limítrofe del Norte (NLL), trazado que delimita las aguas territoriales de las dos Coreas en su costa occidental, por lo que las autoridades del Sur respondieron con tres disparos.

Horas antes, el Ejército surcoreano aseguró que sus efectivos cerca de Yeonpyeong habían escuchado tres detonaciones, y que un obús norcoreano había caído cerca de la NLL, por lo que respondió también con tres disparos de artillería a modo de advertencia.

Nuland subrayó que, una vez concluido el incidente, lo verdaderamente importante es "seguir enviando el mensaje de que el Norte tiene que dialogar con el Sur, y que tiene que mostrar progresos en el cumplimiento de sus compromisos".

"Lo que queremos ver es una mejora continua en las relaciones entre el Norte y el Sur. Y queremos que el Norte comience a dar pasos en la dirección que marcamos en Nueva York la semana pasada", agregó la portavoz.

Funcionarios estadounidenses se reunieron la semana pasada, de forma privada y en el marco de la ONU, con una delegación norcoreana encabezada por el viceministro de Asuntos Exteriores, Kim Kye-gwan.

La reunión supuso un intento de Washington para que Corea del Norte regrese a las conversaciones a seis bandas, que se dieron por rotas a finales de 2008 y en las que participaba junto a Estados Unidos, China, Rusia, Japón y Corea del Sur.

No obstante, para llegar a ese objetivo "va a hacer falta mucho más compromiso de su parte para cumplir con sus obligaciones en el terreno nuclear", aseguró hoy Nuland.

Pese a que el incidente de hoy no llegó a mayores, la zona donde se produjo es el escenario de una gran tensión entre las dos Coreas, desde que el pasado noviembre el Ejército del régimen comunista de Kim Jong-il bombardeara la isla de Yeonpyeong y causara la muerte a dos civiles y dos militares surcoreanos.

Este choque fue uno de los más serios desde el fin de la Guerra de Corea (1950-53), y llevó a un gran deterioro de las relaciones entre Seúl y Pyongyang, al tiempo que alejó las posibilidades de diálogo.

Además, el bombardeo a Yeonpyeong se produjo meses después de que en marzo, según asegura Seúl, un submarino norcoreano torpedeara una de sus corbetas y causara la muerte de 46 tripulantes.