Dieciséis personas murieron hoy en un ataque con misiles de un avión espía estadounidense en el bastión talibán paquistaní de Waziristán del Norte, informaron fuentes oficiales citadas por el canal televisivo Khyber.

El avión no tripulado disparó dos misiles que destruyeron un vehículo y un refugio insurgente cerca de Miran Shah, cabecera de Waziristán del Norte, que limita con Afganistán.

Las fuentes oficiales citadas por la cadena aseguraron que los muertos son insurgentes pero no aclararon su identidad.

Los ataques de aviones espía de EEUU en las áreas tribales paquistaníes colindantes con Afganistán, un feudo de la insurgencia talibán y de redes yihadistas, son uno de los motivos de tensión entre Washington e Islamabad.

Desde que Barack Obama llegó a la presidencia de EEUU, este tipo de ataques aumentaron, hasta llegar a un récord de 118 el año pasado, periodo durante el cual ambos países mantuvieron una colaboración más estrecha que en la actualidad.

Durante los últimos meses, los bombardeos han sido discontinuos, un reflejo de las turbulentas relaciones entre EEUU y Pakistán, sobre todo a raíz de la operación unilateral norteamericana que mató a Osama Bin Laden el día 2 de mayo en territorio paquistaní.