Un poderoso clérigo chií antiestadounidense exigió el martes a las fuerzas norteamericanas en Irak que partan del país y regresen con sus familias o de lo contrario afrontarán ulteriores ataques.

Muqtada al-Sadr emitió su advertencia en una declaración rara traducida al inglés, difundida en su sitio de internet y dirigida a los casi 46.000 efectivos norteamericanos que permanecen en Irak. El país no los necesita, insistió.

"Así pues, váyanse de nuestro territorio sagrado y regresen con sus familias que los esperan con impaciencia", afirmó al-Sadr.

Al parecer sus comentarios buscaban atizar la impopularidad de la guerra iraquí en Estados Unidos, donde numerosos sectores están molestos con la prolongación del conflicto y la fuerte carga que implica para los efectivos estadounidenses.

Las autoridades iraquíes examinan si pedirán mantener algunos efectivos estadounidenses en el país después de diciembre, la fecha oficial para la partida de los militares. Sin embargo, les preocupa que esta permanencia sea contraproducente.

Al-Sadr y sus rebeldes anunciaron que atacarán a cualquier soldado estadounidense que permanezca en el país, como lo han hecho a la fecha con cohetes y bombas.

Al-Sadr agregó que las fuerzas de seguridad iraquíes tienen la capacidad para asumir la seguridad del país sin la asistencia de los efectivos o instructores militares estadounidenses.

"Ya basta de esta ocupación, terror y abuso. No necesitamos su ayuda. Tenemos la capacidad para combatir y derrotar al terrorismo y lograr la unidad", señaló. "No necesitamos sus bases ni su experiencia".

Aunque ha mejorado la situación de la seguridad en los últimos años, persisten los ataques contra los efectivos estadounidenses.

Solamente en junio, 14 soldados norteamericanos perecieron en combate, en el mes en el que las fuerzas estadounidenses registraron su cifra más alta de muertos en dos años en Irak.