Tokyo Electric Power (TEPCO), propietaria de la maltrecha central nuclear de Fukushima, ha comenzado a evaporar agua de mar contaminada para reducir el volumen de líquido radiactivo que se acumula en la planta, informó hoy la cadena NHK.

Este nuevo procedimiento evapora el agua para separarla de los elementos radiactivos y la devuelve a su estado líquido para poder emplearla como refrigerante en los reactores que resultaron dañados por el terremoto y el tsunami del 11 de marzo.

El sistema, destinado a recortar las 21.000 toneladas que aún inundan los sótanos de la central, podría tratar diariamente 80 toneladas y reducirlas a 50 una vez que esté completamente instalado y operativo, algo que TEPCO espera lograr en octubre.

De las 8 unidades de las que consta este sistema TEPCO ha instalado de momento 2, las cuales empezaron a funcionar ayer tras un periodo de prueba.

La eléctrica ya opera desde finales de junio otro complejo sistema de reciclaje de agua contaminada, aunque ha admitido que éste solo tiene capacidad para tratar un 40 por ciento del líquido.

El agua contaminada se acumula en la planta debido a las ingentes inyecciones de agua de mar para refrigerar los maltrechos reactores de la central nuclear, a lo que se suma a las lluvias que han anegado las instalaciones que perdieron el tejado en las explosiones que siguieron al desastre del 11 de marzo.

TEPCO intenta llevar los reactores a un estado parada fría, es decir, con una temperatura inferior a 100 grados centígrados, para enero de 2012 y cerrar así la crisis en Fukushima.

El terremoto y el tsunami del 11 de marzo desataron la peor crisis nuclear en 25 años tras dejar sin refrigeración a la central nuclear de Fukushima Daiichi, cuyas emisiones han supuesto la evacuación de decenas de miles de personas y han afectado a la pesca, a los cultivos y a la ganadería de distintos puntos de Japón.