Ocho policías resultaron heridos a consecuencia de los graves disturbios ocurridos durante esta madrugada en el norte de Londres, cuando cientos de personas protestaban contra la muerte de un joven por disparos de un agente.

Scotland Yard indicó que al menos un policía había sufrido heridas en la cabeza en los enfrentamientos entre los manifestantes y la policía en la zona de Tottenham, donde ardieron vehículos,se quemaron edificios y se saquearon comercios.

Unas 300 personas se congregaron el sábado frente a una comisaría para exigir justicia por la muerte el jueves de Mark Duggan, de 29 años, herido cuando iba en un taxi por disparos de un agente.

En los disturbios se prendió fuego a edificios y vehículos, entre ellos dos coches patrulla de la policía, y un autobús de dos plantas, y muchos de los comercios y tiendas fueron saqueados, informan hoy la BBC y la Agencia de noticias británica Press Association (PA).

Una portavoz del Servicio de Ambulancias de Londres señaló a los medios británicos que 10 personas había recibido asistencia médica y nueve habían sido trasladadas a un hospital.

Según la BBC, los disturbios parecían haberse aplacado esta mañana y la policía continuaba tratando de restablecer el orden.