El cardenal primado de Argentina, Jorge Bergoglio, instó hoy en Buenos Aires ante cientos de fieles a promover la paz y dejar de lado los "maltratos" que afectan a esta "ciudad agresiva y violenta".

"Pedimos la alegría que da dejar cada uno sus maltratos y salir convertido en hombres y mujeres de paz, que ponen paz en medio de una ciudad agresiva y violenta", afirmó el arzobispo de Buenos Aires durante la celebración de San Cayetano, patrono del trabajo, en un santuario del barrio porteño de Liniers.

"Junto a San Cayetano rezamos y pedimos la gracia de dejar cada uno sus avivadas y ser hombres y mujeres con sed de justicia, con esa alegría que da pensar cómo ser más justos en nuestras relaciones", añadió Bergoglio durante la tradicional celebración a la que acudió una multitud.

El cardenal también resaltó la cantidad de personas que se acercaron a pedir "pan y trabajo" al santuario y exhortó a la unidad de los argentinos frente al riesgo de que haya una "desvinculación" o una "disgregación".