Un tribunal de Amparo de Guatemala ordenó la repatriación de una niña guatemalteca que fue dada en adopción de forma ilegal a una pareja estadounidense luego de que fuera robada a su madre biológica hace cinco años, informó hoy una organización humanitaria.

Una portavoz de la Fundación Sobrevivientes, que asesoró a la madre de la pequeña en la lucha legal iniciada en 2006 para recuperarla, dijo a Efe que el tribunal ordenó la repatriación de la niña el 5 de julio pasado, pero que "la notificación fue recibida hasta esta semana".

En noviembre de 2006 Anyeli Liseth Hernández Rodríguez, entonces de solo cuatro meses de nacida, fue arrebata por la fuerza de los brazos de su madre, Loyda Rodríguez, en un barrio popular del oeste de la capital guatemalteca por miembros de una banda criminal dedicada a la trata de personas y adopciones ilegales.

En su fallo, el tribunal de Amparo ordenó a la Cancillería de Guatemala y a la Procuraduría General coordinar, "en un plazo de dos meses", con la embajada de Estados Unidos, la localización y repatriación de la menor, quien se encuentra en el estado de Misuri con sus padres adoptivos.

Después de una larga investigación y la ardua lucha de Loyda Rodríguez, quien incluso realizó una huelga de hambre de más de diez días, se determinó que la pequeña Anyeli había sido dada en adopción de forma ilegal a una pareja estadounidense.

La banda criminal, integrada por abogados, médicos y funcionarios públicos, entre otros, mantuvo a la pequeña en una casa cuna clandestina mientras se realizaron los trámites de adopción, que incluyeron la falsificación de los documentos con los que dieron a la menor el nombre de Karen Abigail López García.

"El tribunal ordenó que se cancelen los documentos que fueron falsificados, así como toda la documentación generada a partir de ese caso por originarse a partir de hechos delictivos", precisó la portavoz de la Fundación Sobrevivientes

La Fiscalía guatemalteca logró desarticular a la banda criminal y encarceló a nueve de sus integrantes, que enfrentan procesos penales por este y otros hechos similares.

La Fundación dijo en un comunicado que este fallo otorga "esperanza para todos los guatemaltecos" porque constituye un paso importante de la Justicia de este país que avanza "no con pasos de gigantes como quisiéramos, pero sí caso a caso".

El Parlamento guatemalteco aprobó en diciembre de 2007 una Ley de Adopciones, que creó el Consejo Nacional de Adopciones, una entidad multisectorial que debe encargarse de garantizar la legalidad en los procesos de adopciones.

La aprobación de esa ley estuvo presionada por la Conferencia de La Haya en Derecho Internacional Privado, que señaló a Guatemala de ser el país "número uno" en el mundo que da niños para entregarlos en adopción sin garantías de legalidad de los procesos.

Según datos de la Procuraduría General de la Nación (PGN), en el 2006 Guatemala dio 4.496 niños en adopción, un 10 por ciento más que en 2005, mientras que en 2007 fueron más de 5.100 casos.

El 98 por ciento de los niños fueron adoptados por extranjeros, y se estima que de ellos, un 95 por ciento fue por parejas estadounidenses.