Alumnos que mantienen ocupado un liceo cortaron hoy el tránsito con barricadas en una populosa avenida de Santiago y se enfrentaron con la Policía, al proseguir las movilizaciones que los estudiantes chilenos mantienen desde hace más de dos meses en demanda de mejoras del sistema educativo.

Fuentes policiales dijeron que alumnos del liceo Lastarria, en el sector santiaguino de Providencia, lanzaron a la calle muebles, trozos de madera y otros objetos con los que instalaron una barricada y cortaron el tránsito en la avenida del mismo nombre desde las 08.30 hora local (12.30 GMT) de este sábado.

La Policía, que no informó de detenidos, acusó a los estudiantes de actuar "con violencia" e intervino con chorros de agua y gases lacrimógenos para dispersar a los jóvenes, que se refugiaron en el interior del liceo, uno de los que se mantienen ocupados por sus alumnos desde el pasado mayo, cuando estallaron las protestas por una mejor educación.

Tras una violenta jornada de protestas que dejó 874 detenidos y decenas de lesionados el pasado jueves, las federaciones estudiantiles rechazaron formalmente el viernes una propuesta de 21 puntos que el Gobierno presentó a comienzos de la semana en busca de una solución al conflicto.

Los estudiantes dieron plazo hasta el miércoles próximo al Gobierno para mejorar la propuesta, especialmente en lo referido a garantizar constitucionalmente la calidad de la enseñanza pública y a la prohibición del lucro de las universidades privadas.

También en lo que se refiere a la "desmunicipalización" de la enseñanza básica y media, devolviendo al Estado la administración del sistema, que en 1981 fue entregado a los municipios por la dictadura de Augusto Pinochet.

Las federaciones estudiantiles convocaron, además, a una "caminata familiar" este domingo, en la céntrica Alameda Bernardo O'Higgins, de Santiago, que el Gobierno vedó como escenario de manifestaciones, y a un paro nacional el próximo martes, cuando también pretenden salir a las calles.

Los incidentes de hoy siguieron a una jornada nocturna con "cacerolazos" en distintos barrios de Santiago y esporádicos enfrentamientos entre manifestantes y la policía.

Según fuentes policiales, grupos de personas golpearon cacerolas en varios sectores de Santiago, Providencia, Peñalolén, Puente Alto, Las Condes, San Bernardo y Ñuñoa.

En la Plaza Ñuñoa, unos 300 manifestantes, demás de hacer sonar cacerolas, trataron de interrumpir el tránsito en una avenida aledaña y fueron dispersados con agua y gases por la policía.