Italia pidió hoy a la OTAN explicaciones formales sobre la supuesta negativa de socorro de un buque de la Alianza Atlántica a una embarcación con 300 inmigrantes en aguas libias, muchos de cuyos pasajeros murieron y fueron lanzados al mar, según los testimonios de los supervivientes.

El ministro italiano de Exteriores, Franco Frattini, dio hoy instrucciones a los representantes italianos ante la OTAN de que soliciten una debate en la Alianza "para una posible adecuación del mandato de la misión de salvaguarda de la población civil en Libia", según una nota del Ministerio de Exteriores.

Ese Ministerio propone -según el comunicado- que "en las resoluciones de las Naciones Unidas 1.970 y 1.973 vengan consideradas la tutela y el socorro también de los que por causas de la guerra son obligados a huir en barcazas y ponen en riesgo la propia vida".

La polémica se desató hoy en Italia tras conocerse que un buque de la OTAN negó supuestamente ayuda a una embarcación con 300 inmigrantes que iba a la deriva en aguas libias y que finalmente fue remolcada ayer por patrulleras italianas hasta la isla de Lampedusa.

Los primeros inmigrantes que llegaron a tierra firme refirieron que salieron el viernes pasado de Libia y que a las pocas horas de la partida quedaron a la deriva al romperse el motor.

Relataron que decenas de ellos murieron de hambre y sed en los siete días de viaje y que los cadáveres fueron arrojados al mar.

El miércoles pasado, la embarcación se cruzó con un remolcador chipriota que lanzó a los pasajeros víveres y balsas de salvamento y se alejó de ella, tras enviar señales de ayuda a todas las autoridades presente en la zona.

Un buque de la OTAN, que patrulla entre el norte de África e Italia y que estaba a 27 millas de la embarcación, respondió supuestamente con un seco "no", lo que decidió al ministro de Exteriores a dirigirse a la Alianza Atlántica, informan medios de comunicación italianos.

El comandante de la Capitanía del Puerto de Lampedusa, Antonio Morana, aseguró a Efe que la embarcación fue socorrida inicialmente por un helicóptero italiano surtido de productos de primera necesidad, al que algunos inmigrantes intentaron subirse.

Después, el socorro fue gestionado directamente desde Roma y para alcanzar la embarcación, que estaba a 90 millas de la isla, las patrulleras necesitaron cuatro horas, refirió.

El 1 de agosto los guardacostas italianos encontraron 25 muertos en un barco en el que iban otras 271 personas indocumentadas y que fue rescatado frente a las costas de Lampedusa.