Las tareas de rescate en busca de supervivientes por el edificio que se derrumbó en la ciudad sureña de Karachi, la más poblada de Pakistán, siguen en marcha, dijo hoy a Efe una fuente policial que aseguró que el balance es de nueve muertos.

La vetusta estructura, de cinco plantas, cedió ayer por la mañana y dejó a decenas de personas atrapadas bajo los escombros.

La fuente policial cifró en nueve los cadáveres recuperados y en doce los heridos, aunque no pudo precisar cuántas personas se hallan aún atrapadas.

El edificio residencial está situado en el barrio de Liyari, uno de los más depauperados y problemáticos de Karachi.

Algunos medios de comunicación paquistaníes calculan que en el complejo residían entre 12 y 15 familias.