En una carta conjunta, abogados de ex detenidos en la prisión de la Bahía de Guantánamo dijeron el jueves que dejarán de cooperar con la investigación en Gran Bretaña en torno a la "guerra contra el terrorismo", si las presuntas víctimas de tortura no obtienen la oportunidad de interrogar a testigos.

El primer ministro David Cameron ordenó una amplia investigación en torno a acusaciones de que autoridades británicas se podrían estar coludidas en el maltrato a sospechosos de terrorismo detenidos en el extranjero.

En una carta enviada al solicitante de la investigación y que fue publicada el jueves, los abogados se quejaron de que los ex detenidos y sus representantes legales no tuvieron la oportunidad de interrogar a testigos, que incluyen a jefes de inteligencia y representantes del gobierno británico.

Agregaron que no entregarán evidencia para la investigación y tampoco asistirán a sesiones a menos que la comisión vuelva a redactar los protocolos.