James Ford Seale, un exmiembro del Ku Klux Klan condenado en 2007 por el asesinato en 1964 de dos jóvenes negros en Misisipi, ha muerto en prisión a los 76 años de edad, informaron hoy los medios estadounidenses.

Durante los años más violentos de la lucha por los derechos civiles, Charles Eddie Moore y Henry Hezekiah Dee, ambos de 19 años de edad, fueron secuestrados, vapuleados y arrojados al río Misisipi.

Seale cumplía en la prisión federal de Terre Haute (Indiana) tres sentencias de cadena perpetua después de su condena por dos cargos de secuestro y uno de conspiración para realizar los secuestros en relación con esos asesinatos.

En octubre pasado el Tribunal Supremo de Justicia se negó a escuchar la apelación de sus condenas.

En 2005 Thomas Moore, hermano de una de las víctimas, persuadió al fiscal federal Dunn Lampton, de Jackson (Misisipi) para que reabriera el caso, y dos años más tarde un jurado condenó a Seale.

El 2 de mayo de 1964 Dee y Moore fueron llevados a la fuerza a unos bosques en el sudoeste de Mississippi, cerca de Natchez.

Según los testimonios presentados en el juicio de Seale, los dos jóvenes fueron golpeados por miembros del grupo racista blanco Ku Klux Klan en el Parque Nacional Homochitto que querían saber qué negros estaban involucrados en los planes para una supuesta revuelta armada.

Luego metieron a los jóvenes en el maletero de un automóvil y los llevaron a través de los estados de Luisiana y Misisipi hasta que, tras atarles pesos al cuerpo les arrojaron, todavía vivos, al río Misisipi cerca de Vicksburg. Los restos de las víctimas se localizaron tres semanas más tarde.