El Gobierno de Chile anunció hoy de forma "categórica y definitiva" que no autorizará nuevas marchas estudiantiles por la principal arteria vial de Santiago, La Alameda, en un momento en el que crece el rechazo de los estudiantes a las 21 medidas propuesta por las autoridades para solucionar el conflicto.

"Creemos que las marchas deben detenerse. Es por eso que quiero decir, de forma categórica y definitiva, que nuestro Gobierno no autorizará nuevas marchas estudiantiles en La Alameda", afirmó el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter.

Para este jueves han sido convocadas dos marchas en la céntrica avenida, una de estudiantes secundarios y una de universitarios, aunque las organizaciones dijeron que el viernes responderán oficialmente a la propuesta gubernamental para resolver el conflicto iniciado hace más de dos meses.

En declaraciones en el palacio de La Moneda, Hinzpeter dijo que no se permitirán las manifestaciones de mañana porque "el tiempo de las marchas se agotó".

También porque el Gobierno ha presentado una propuesta "amplia, grande y generosa" para debatir los temas de educación, en referencia a las medidas planteadas por el ministro de Educación, Felipe Bulnes.

También menciono las "millonarias pérdidas" materiales producidas durante anteriores protestas como otra de las razones para no permitir nuevas manifestaciones por la Alameda.

"Y la razón más importante", remató, "es que hemos perdido más de sesenta millones de horas de clases y no podemos seguir perdiendo clases. La obligación de los alumnos es estudiar y la obligación del Gobierno es cautelar el orden público".

Agregó que se tomarán "todas las medidas que sean necesarias" para hacer respetar la decisión.

En tanto, hasta siete universidades, según radio Bío-Bío, han rechazado la propuesta del Gobierno.

Se trata de las federaciones estudiantiles de la Universidades Católica (FEUC), Santiago (Feusach), de Playa Ancha, Concepción, Valparaíso, Austral de chile y Tecnológica Metropolitana, que se han pronunciado en contra del documento entregado por el Gobierno.

La FEUC, en un comunicado, se mostró "desilusionada" con la propuesta del ejecutivo, que "no está a la altura ni de las expectativas generadas ni de las necesidades del país".

Entre sus puntos más importantes, el documento del ministerio de Educación plantea incorporar como garantía constitucional el derecho a una educación de "calidad" y la desmunicipalización de la educación pública.

Actualmente la educación pública secundaria está a cargo de los municipios, que reclaman por la falta de recursos, por lo que los estudiantes exigen que el Estado retome esta responsabilidad.

Las medidas también incluyen la modernización de la carrera docente, una reformulación del sistema de becas y créditos estudiantiles para universitarios y se crea una Superintendencia de Educación Superior que fiscalice la prohibición del lucro en las universidades.

Pese a las declaraciones de Hinzpeter, tanto los estudiantes secundarios, como los universitarios y el Colegio de Profesores, mantienen convocadas sus movilizaciones para mañana.

"La voluntad es que la manifestación va, tenemos que hacerla, hay que hacerla, es nuestro deber", declaró hoy Jaime Gajardo, presidente del Colegio de Profesores, a Radio Cooperativa.