El número de muertos por las inundaciones y lluvias torrenciales en la región septentrional china de Mongolia Interior se elevó a 22, y la cifra de afectados a 1,96 millones, informó el Ministerio de Asuntos Civiles chino.

Las fuertes lluvias en la zona, situada en la cuenca norte del río Amarillo y que también sufre frecuentes sequías en las estaciones frías, también han generado pérdidas de 4.450 millones de yuanes (unos 691 millones de dólares) y daños en 71.300 viviendas y 618.500 hectáreas de campos de cultivo, señaló la información.

En la vecina provincia de Shaanxi, también en el norte del país, las tormentas han afectado a 120.000 personas, obligando a evacuar a 5.000, mientras tres están en paradero desconocido tras las lluvias torrenciales.

Normalmente, las inundaciones y lluvias torrenciales en China se producen en la mitad sur del país, más expuesta a los tifones estivales y con un clima más húmedo, pero en los últimos días la parte septentrional también se ha visto afectada por los desastres naturales.

Los meteorólogos han alertado de que las cuencas de los ríos Amarillo y Huaihe, en el norte, seguirán recibiendo fuertes precipitaciones en los próximos tres días.

La alerta también se mantiene en el sur, donde los expertos han avisado sobre la cercanía del tifón "Muifa", el noveno del año, que llevará fuertes tormentas al mar de China Oriental y zonas de la costa este de la isla de Taiwán.

También el interior del país el clima es extremo en las últimas semanas, y por ejemplo las provincias de Guizhou y Hunan (centro sur) reportaron en el mes de julio los mayores niveles de precipitaciones mensuales desde 1951.