Cinco trabajadores de una empresa contratista de la petrolera Occidental de Colombia (OXY) fueron liberados dos días después de haber sido secuestrados por las FARC en una carretera del departamento de Arauca, fronterizo con Venezuela, informaron hoy las autoridades.

El almirante Edgar Cely, comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, confirmó en declaraciones a Caracol Radio y Televisión que el pasado domingo los cinco empleados fueron puestos en libertad como consecuencia de la presión ejercida por tres batallones de la Decimoctava Brigada del Ejército desplegados por tierra y aire.

Los guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) dejaron libres a los cinco trabajadores en una zona rural del municipio araucano de Arauquita en perfectas condiciones de salud, aunque fueron sometidos a exámenes médicos.

El general Jaime Reyes Bretón, comandante de esa brigada con jurisdicción en Arauca, detalló el sábado que el secuestro se registró el viernes al atardecer cuando dos personas, de civil y con armas, interceptaron el vehículo en el que viajaban entre Arauca y Arauquita los trabajadores petroleros y los obligaron a acompañarlos a un lugar desconocido.

En la región del secuestro hay presencia muy activa de frentes de las FARC y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y se destaca como un área importante de producción de crudo.

Precisamente el sector petrolero ha sufrido recientemente ataques por parte de grupos armados ilegales, tanto en su infraestructura en como en su equipo humano.

Tal es el caso del oleoducto Caño Limón-Coveñas, la segunda mayor línea de transporte de crudo de Colombia ubicada en Arauca, objeto de numerosos atentados dinamiteros principalmente cometidos por el ELN.

A principios de junio pasado cuatro trabajadores chinos de la empresa petrolera británica Emerald Energy fueron tomados cautivos por presuntos guerrilleros de las FARC cuando viajaban entre dos localidades rurales del municipio de San Vicente del Caguán, en el sur del país.

Hasta el momento no se tienen noticias sobre los extranjeros secuestrados, a pesar de que el Gobierno colombiano anunció una recompensa equivalente a más de 1,6 millones de dólares.

En marzo pasado las FARC capturaron a 23 trabajadores subcontratados por la canadiense Talisman de los que 22 fueron liberados en su momento por la presión militar y el último rehén recuperó la libertad el pasado 28 de julio.