El Ejército y la Policía egipcios desalojaron hoy por la fuerza a los últimos manifestantes que acampaban en la plaza cairota de Tahrir, epicentro de la Revolución del 25 de Enero, explicaron a Efe fuentes de seguridad.

Los miembros de las fuerzas de seguridad irrumpieron en la plaza para abrir los accesos de la misma al tráfico y desmantelar las tiendas de campaña instaladas allí desde hace tres semanas.

El desalojo desencadenó disturbios que causaron heridas leves a varias personas, según las fuentes, que no precisaron la cifra de heridos.

Las fuerzas del orden, apoyadas por tanques y vehículos blindados, retiraron las alambradas y las barreras de hierro que bloqueaban los accesos a la plaza.

Ante el inicio de los choques entre los cuerpos de seguridad y algunos manifestantes, varios grupos se refugiaron en la cercana mezquita de Omar Makram, señalaron las fuentes.

Sin embargo, la llegada de las fuerzas de seguridad fue bien recibida por los dueños de los comercios de Tahrir, que estas semanas han protagonizado alguna tensión con los manifestantes.

Según la agencia oficial de noticias Mena, la Policía detuvo a algunos "matones" del régimen del expresidente Hosni Mubarak que se enfrentaron a los comerciantes.

Los militares continúan patrullando la plaza, mientras que los familiares de las víctimas de la revolución insisten en que no van a abandonar el lugar y han bloqueado uno de los accesos a la misma, según activistas políticos.

La acampada de Tahrir comenzó el pasado 8 de julio para exigir que se aceleraran las reformas políticas en Egipto y el juicio de los dirigentes del antiguo régimen, así como para pedir el fin de los juicio militares, entre otras demandas.

Ayer, algunos grupos, como el Movimiento 6 de Abril decidieron abandonar la plaza ante el inicio hoy del mes sagrado musulmán de ramadán y con la intención de dar una oportunidad al nuevo Gobierno, que juró el pasado 21 de julio.