Un atacante suicida detonó su carga de explosivos el domingo en la entrada de una estación de policía en Lashkar Gah, en el sur de Afganistán, y mató al menos a 11 personas, dijeron las autoridades.

El incidente sucede en una ciudad donde la policía afgana recientemente habían tomado el control de la seguridad.

En tanto, cinco miembros de las tropas internacionales murieron en incidentes separados el domingo.

La explosión en Lashkar Gah dejó un enorme boquete en la pared de la comisaría e hirió a por lo menos otras 12 personas, informó el vocero de la provincia de Helmand, Daoud Ahmadi. Agregó que entre los muertos se encuentran 10 policías y un niño y que los policías que resguardaban la entrada fueron los más afectados en la explosión.

Parte del muro alrededor del complejo se colapsó por la detonación y las autoridades desconocían si alguien había quedado atrapado bajo los escombros, dijo Ahmadi.

Las personas en el lugar dijeron haber visto un vehículo de la policía incendiado a la entrada de la estación. Ahmadi agregó que un atacante suicida aparentemente estacionó un automóvil entre dos de la policía y detonó los explosivos.

La explosión es el incidente más reciente de una serie de ataques ocurridos en el sur del país durante las últimas semanas. Entre los hechos violentos se encuentran el asesinato de funcionarios de alto rango del gobierno en Kandahar y un ataque coordinado en contra de oficinas gubernamentales en la provincia de Uruzgan que causó la muerte de 19 personas la semana pasada.

Hace menos de dos semanas que las autoridades afganas tomaron el control oficialmente en ciudad de Lashkar Gah como parte de la primera etapa de un plan que intenta poner a todo el país bajo la supervisión de las fuerzas nacionales de seguridad para finales de 2014.

La ciudad es la capital de una provincia que ha sido bastión de la insurgencia y donde una afluencia de soldados estadounidenses el año pasado ha tratado de frenar al Talibán.

Qari Yousef Ahmadi, portavoz del Talibán, responsabilizó al grupo extremista del ataque.

En otros incidentes de violencia, un miembro de la fuerza internacional murió al estallar una bomba en el oriente del país, otro murió en un ataque de milicianos en el occidente y tres más a causa de "heridas no relacionadas con combate", dijo la OTAN.

La alianza no ofreció más detalles sobre los incidentes ni la nacionalidad de los fallecidos.

Al menos 52 integrantes del servicio internacional murieron en el país en julio, incluyendo la última baja.

___

El reportero de The Associated Press Rahim Faiez contribuyó con este despacho desde Kabul.