La organización humanitaria argentina La Alameda denunció hoy que ascienden a seis las propiedades en Buenos Aires del juez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni en las que funcionan prostíbulos.

Gustavo Vera, titular de la organización, dijo a Efe que el próximo martes se presentará ante la Procuración General de la Nación para ampliar la denuncia contra el juez supremo hecha este jueves, en la que sólo se hablaba de tres propiedades.

"Tenemos pruebas de otras tres y por eso el martes haremos la correspondiente presentación judicial", señaló Vera antes de insistir en que en esos prostíbulos trabajan mujeres paraguayas y dominicanas en su mayoría.

La diputada Fernanda Gil Lozano aseguró que el lunes próximo presentará un proyecto de resolución para solicitar a la Comisión de Juicio Político de la Cámara baja que cite a Zaffaroni.

"Me parece muy poco creíble que (el juez supremo) no conozca quiénes son sus inquilinos. Es inaceptable que no se haga responsable de lo que está pasando y que no dé una explicación coherente", sostuvo la legisladora de la Coalición Cívica en declaraciones a la televisión.

El abogado Mario Ganora, vicepresidente de La Alameda, explicó este viernes a Efe que la hecha el jueves es una ampliación de la denuncia efectuada por su ONG en 2009 sobre la existencia de 163 prostíbulos en la capital del país.

"En aquel momento sólo teníamos las direcciones, pero en los últimos días aparecieron notas periodísticas que denuncian que varias de esas propiedades pertenecen a Zaffaroni", apuntó.

El abogado dijo que desde el punto de vista penal existe la posibilidad de que el juez del máximo tribunal del país "haya violado la ley que prohíbe la existencia de prostíbulos en Argentina o bien que haya cometido el delito de encubrimiento".

"Él alega ignorancia o error. Su versión no me parece creíble", destacó al aludir a declaraciones del juez Zaffaroni, quien se desmarcó del escándalo y se declaró víctima "del amarillismo y del hostigamiento mediático".

En una entrevista que publicó ayer el diario Página/12, Zaffaroni reconoció que posee 15 inmuebles en la ciudad de Buenos Aires, pero aclaró que no los administra de forma personal sino que tiene un apoderado y una inmobiliaria que los renta.

"Me limito a recibir lo que me pagan y ni siquiera reviso mucho las cuentas. Nunca firmé un contrato de locación personalmente y nunca conocí a ninguno de mis inquilinos. Tampoco recibí una carta documento de ningún consorcio notificándome algo raro o anormal", subrayó.

"Quizás haya pecado de ingenuo, pero nunca tuve un reclamo serio sobre el destino de alguno de los inmuebles", insistió antes de señalar que desconoce "a qué responde" el escándalo mediático que se ha generado sobre el asunto.