Las detonaciones de bombas colocadas al lado de dos carreteras mataron el viernes a 19 personas e hirieron a cuatro más el viernes en Afganistán, informó la policía afgana.

El incidente sucede en momentos en que cada vez más civiles se ven acorralados por fuego cruzado entre fuerzas del Talibán y la coalición encabezada por Estados Unidos.

Un total de 18 civiles — entre ellos varios niños — murieron el viernes por la mañana en el distrito de Nahri Sarraj cuando el pequeño autobús en que viajaban pasó sobre una bomba colocada en una carretera de la provincia sureña de Helmand, dijo el subdirector provincial Kamaluddin Sherzai.

"La mina era muy fuerte y destruyó el vehículo", dijo Sherzai. "Todos los que viajaban en él eran civiles. Entre ellos iban niños".

Otro civil murió y cuatro más sufrieron heridas cuando el tractor en el que viajaran pasó sobre una mina en el distrito de Garmser, dijo Sherzai.

El funcionario agregó que los insurgentes le dispararon a los agentes de la policía que llegaron al lugar tras ser informados de la explosión, pero no hubo heridos entre los policías.

Sin embargo, Sherzai indicó que tres policías afganos murieron en enfrentamientos con los insurgentes la noche del jueves en el distrito de Gereshk, en Helmand.

Un informe semestral de Naciones Unidas destacó que el número de civiles afganos que han muerto en acciones de violencia relacionadas con la guerra aumentó un 15% en la primera mitad del 2011.

Las explosiones de bombas colocadas en los caminos fueron consideradas culpables de por lo menos 440 de las 1.462 muertes de civiles a causa de la violencia.

En tanto, en el este de Afganistán, la OTAN informó que una fuerza de seguridad encabezada por soldados afganos liberó a una familia que era rehén de los insurgentes en el distrito de Dila, en la provincia de Paktika.

Los insurgentes capturaron el jueves a la familia mientras enfrentaban a soldados afganos y de la OTAN que buscaban al líder local de la red Haqqani, afiliada al Talibán y a la red terrorista al-Qaida. Varios insurgentes murieron en el combate pero la familia resultó ilesa, informó la coalición.

También en es este del país, un dirigente Talibán que se ocultaba con una burqa de mujer murió el jueves cuando intentó agredir a la fuerza de seguridad afgana en el distrito de Baraki Barak, en la provincia de Logar.