El número definitivo de fallecidos tras el accidente del pasado martes de un avión militar cerca de Guelmim, en el sur de Marruecos, se eleva a 81, después de la muerte del último superviviente, informó hoy el Gobierno marroquí.

El ministro de comunicación portavoz del ejecutivo marroquí, Jalid Naciri, aseguró en Rabat durante una rueda de prensa que "ahora no hay ningún sobreviviente".

El último superviviente, un soldado de unos treinta años, estaba bajo cuidados intensivos en el hospital militar de Guelmim, cerca del Sahara Occidental, mientras que el resto de los pasajeros murieron en el acto u horas después.

Un comunicado del ejercito marroquí anunció el día del suceso que un total de 78 personas, entre militares y civiles, fallecieron en ese accidente y que tres pasajeros resultaron heridos, todos ellos miembros de las Fuerzas Armadas Marroquíes o familiares.

El avión, un Hércules C-130 de transporte de tropas, perdió visibilidad cuando se aproximaba al aeródromo de la ciudad y chocó contra una montaña, debido a la densa niebla que envolvía la zona de Guelmim en torno a las 09.00 de la mañana del martes pasado, según dijeron a Efe fuentes del gobierno provincial local.

El rey Mohamed VI de Marruecos declaró el mismo martes tres días de duelo nacional que termina mañana viernes.

Según varios medios locales, los militares que viajaban en el avión siniestrado se dirigían a Kenitra para participar en las ceremonias de la Fiesta del Trono, el próximo 31 de julio, y concretamente para que varios de los soldados, recién graduados, presentaran al rey Mohamed VI su juramento de lealtad.