El volcán ecuatoriano Reventador, ubicado a unos 100 kilómetros al este de Quito, incrementó recientemente su actividad sísmica y acumula sedimentos en su cráter, informó hoy a Efe el Instituto Geofísico.

Mercedes Taipe, sismóloga del Instituto Geofísico (IG), de la Escuela Politécnica Nacional, indicó que el volcán está "dentro de una actividad moderada", por lo que por el momento no ha habido un incremento "tan importante como para que cause alarma".

El aumento de esta actividad se empezó a registrar a principios de julio y uno de los inconvenientes es que los sedimentos que expulsa el coloso se están acumulando dentro del cráter formando un domo, relató la experta.

Taipe explicó que los residuos están rellenando el cráter y, en su interior, se está formando una pequeña tapa.

La sismóloga dijo que "si se tapa todo el cráter y sigue la actividad interna, eso podría provocar una explosión y el tamaño de ésta dependería de la cantidad de materiales que se acumulen".

En el caso de que esto sucediera, Taipe aseveró que uno de los inconvenientes son las repercusiones que pueda tener la explosión y sus consecuencias en el oleoducto que atraviesa la zona, así como que se de "un escenario similar al de 2002, cuando hubo presencia de cenizas en Quito".

Por el momento, el Instituto Geofísico sigue vigilando el volcán, apuntó Taipe.