Un grupo de trabajadores que presentó una demanda colectiva en contra de un matadero de Kansas por salarios y tiempo extra pendientes pidió a un juez federal que prohiba que la empresa Creekstone Farms Premium Beef revele su condición migratoria durante el litigio.

Los empleados solicitaron al juez federal de primera instancia Eric Melgren una orden de protección que impide que la empacadora de carnes de Arkansas City reciba de los demandantes — o de cualquier otro trabajador que decida integrarse a la demanda — cualquier tipo de información relacionada con sus nombres actuales u otros que hayan usado con anterioridad.

Los demandantes también pretenden evitar la divulgación de sus lugares de nacimiento, número de Seguro Social y cualquier dirección actual o previa. La petición de los demandantes busca además obtener una orden que les autorice no entregar a Creekstone Farms ninguna declaración de impuestos ni cualquier otro documento tributario presentado bajo cualquiera de sus identidades ni tener que revelar las fechas y horas de ingreso a territorio estadounidense.

Los trabajadores quieren también que se les permita mantener en su poder documentos personales que podrían llevar a descubrir su estatus migratorio.

El abogado de los demandantes, Mark Kistler, dijo el martes a The Associated Press que los tribunales de antemano decidieron que este tipo de información — que podría ayudar a revelar la condición migratoria de los empleados — debería mantenerse en secreto durante una demanda.

"Una corte federal tras otra han decidido que eso es un tema que no debería ser revelado, dado que permitir la publicación de esta información crearía un incentivo para los patrones para contratar en un abrir y cerrar de ojos a inmigrantes que entraron al país sin autorización legal para luego intentar evitar que otros trabajadores se integren a la demanda por medio de la revelación de información sobre su estatus migratorio".

Pero Alan Rupe, el abogado que representa a Creekstone Farms, dijo el martes que las preguntas que plantean a los dos demandantes no son distintas a las que hicieron en otras demandas colectivas.

"No hemos pedido información de condiciones migratorias específicas", dijo Rupe. "Y llegó un momento en que, al ver la moción de una orden restrictiva, pensé 'se quejan demasiado'''.

Rupe aseguró que lo único que Creekstone Farms busca a estas alturas en los procedimientos de la corte es información de fondo general para decidir si los dos demandantes señalados que presentaron la demanda legal pueden representar adecuadamente al potencial grupo de demandantes.

Paz Sánchez y Elvis Posadas, originarios de El Salvador, buscan la certificación de la demanda colectiva presentada en abril a nombre de aproximadamente 700 empleados de tiempo parcial que trabajaron en la planta en los últimos tres años. Su demanda indica que la compañía no ha pagado a sus empleados por todo el tiempo en que laboraron.

La mayoría de los trabajadores que podrían integrarse a la demanda, siempre que ésta sea aceptada como demanda colectiva, hablan español.