Una conservadora firma de abogados ha pedido a la Corte Suprema de Estados Unidos anular la reforma de salud, desafiando el fallo de la primera corte federal de apelaciones que confirmó la iniciativa nacional promulgada por el presidente Barack Obama.

La apelación interpuesta el miércoles por el Centro de Leyes Thomas More de Ann Arbor, en Michigan, alega que el Congreso excedió su autoridad al requerir que los estadounidenses compren un seguro médico o paguen penalidades financieras.

Un panel dividido de tres jueces en la Corte de Apelaciones de Sexto Circuito de Estados Unidos en Cincinnati rechazó el argumento del bufete al validar la pieza central de la ley, el requisito de seguro.

Además de ser la primera corte de apelaciones que falla sobre la ley, la decisión de la Corte del Sexto Circuito también fue la primera en que un juez republicano, Jeffrey Sutton, vota a favor de la ley. El presidente George W. Bush nominó a Sutton en su puesto.