Altas temperaturas y poca humedad pusieron a los bomberos a batallar contra un incendio de 33 kilómetros cuadrados (21 millas) en California que quemaba a su paso el terreno escarpado en el condado noreste de San Diego.

El siniestro que ha durado seis días ha quemado al este y noroeste, con las llamas más activas en la parte noroeste, un área espesa con vegetación y sin historia conocida de incendios, dijo Mike Smith, del Departamento de Forestación y Protección de Incendios de California.

Los bomberos han rodeado 45% del incendio de 5.544,31 hectáreas (13.700 acres) que comenzó el jueves en la reserva india Los Coyotes. No se cree que sea contenido por completo, dijo Smith.

No se prevé que el incendio amenace alguna edificación o áreas pobladas.

Pero los bomberos enfrentan temperaturas que alcanzan los 100 grados mientras la baja humedad y cambiantes vientos pueden enviar el humo a la comunidad de Borrego Springs, dijo Smith.

El incendio ha chisporroteado por el pasto, maleza y árboles de roble y pino, en el terreno escarpado en la reserva y en el parque desértico estatal Anza Borrego. El funcionario dijo que no se sabe de especies en peligro que estén amenazadas.

Doce bomberos han reportado heridas menores, la mayoría por golpes de calor. Todos fueron atendidos en hospitales y dados de alta.

Siete tanques aéreos estaban sobrevolando áreas justo arriba de las líneas del fuego en un intento por frenar el avance de las llamas mientras 20 helicópteros bombardeaban puntos de calor con gotas de agua. Más de 2.100 bomberos están combatiendo el incendio.

Las zonas de Borrego Palm Canyon Campground y el Lost Valley Boy Scout Camp fueron cerradas. Las autoridades no han determinado la causa del incendio.

Además, a unas 500 millas al norte del condado Calaveras, un incendio de 33 hectáreas (83 acres) obligó a la evacuación temporal de tres casas al este del pueblo de San Andreas. El incendio fue reportado el lunes en un área de colinas rocosas y densos arbustos a unos 80 kilómetros (50 millas) al noreste de Stockton. Para el martes por la tarde ya lo tenían controlado en 90%.