Unas cien ballenas jorobadas han realizado su "peregrinación" anual hasta las aguas cálidas del océano Pacífico colombiano para aparearse, parir y criar a sus ballenatos, según afirmaron este domingo expertos que siguen la migración de estos animales.

Algunas de ellas ya desfilan con sus crías, enormes como ellas, por Gorgona, Juanchaco, Bahía Málaga y Bahía Solano, que son los territorios marítimos colombianos que acogen a esta especie de mamífero en su migración, que atrae a miles de visitantes.

El de Málaga "es uno de los sitios de mayor reproducción de la especie", aseguró hoy a Efe por teléfono la experta Nancy Murillo, administradora del Parque Nacional Natural Uramba Bahía Málaga.

Es una reserva con 47.094 kilómetros de extensión (137,34 millas náuticas cuadradas) situada al noroeste del puerto de Buenaventura, en el departamento del Valle del Cauca, que fue creada en agosto de 2010 para conservar el ecosistema que favorece la migración.

La experta explicó que este parque puede ser la cuna del 22 por ciento de la reproducción total de las yubartas, otro nombre de esta especie, que llegan al Pacífico colombiano.

Las cerca de cien jorobadas que han llegado a las aguas de Colombia lo han hecho en menos de dos semanas, en grupos de cinco a seis ejemplares, y son como la avanzada de la temporada 2011 de la migración, en la que pueden participar unos 800 ejemplares.

Los responsables del parque, cuya sede operativa está en el paraje costero de Ladrilleros, lanzaron de manera formal la temporada de avistamiento de yubartas, que atrae hasta el litoral suroeste del país de 5.000 a 6.000 visitantes.

"Buscamos que estas personas entiendan la importancia del área protegida, que hagan un avistamiento responsable, que les conservemos el territorio para que sigan llegando hasta nuestras costas y evitemos que se extingan", explicó Murillo.

La experta recordó que la especie "Megaptera novaengliae", nombre científico de la yubarta o jorobana, también está sometida a una alta presión internacional que la amenaza, por lo que es indispensable también mantener áreas como Uramba Bahía Málaga, que recibe el 20 por ciento de los ejemplares que migran a Colombia.

Las ballenas viajan de 7.000 a 8.000 kilómetros, desde los canales patagónicos y la Antártida, y permanecen en las aguas pacíficas colombianas durante cuatro meses, hasta noviembre.

Es una estancia que puede dejar como resultado unos 200 ejemplares nuevos, que al nacer miden 4,5 metros y pesan de 700 a 1.000 kilos, contra los 18 metros de longitud y las 40 toneladas que alcanza la yubarta adulta.

Los ballenatos son amamantados durante unos 12 meses, y al entrar en el segundo año, cuando su longitud es ya de unos nueve metros, dejan a sus madres.