Decenas de miles de personas acudieron a una concentración convocada por el Movimiento del 23 de Junio (M23) para gritar "No a un tercer mandato" del presidente Abdoulaye Wade, al considerar "anticonstitucional" su candidatura en las elecciones presidenciales convocadas para el próximo 26 de febrero.

Vestidos con camisetas con los lemas "Wade dégage" (Wade fuera), "Wade stop", "Na dem a dema dem" (Que se vaya), "Y en a marre" (Estamos hartos), y llevando banderolas con las mismas reivindicaciones, los manifestantes llenaron la Plaza del Obelisco y sus inmediaciones.

Un impresionante despliegue de las fuerzas de seguridad rodeó la manifestación, que transcurrió sin incidentes.

Grupos de música, entre ellos los raperos que integran el movimiento "Y en a marre" aseguraron la animación de la manifestación, con canciones comprometidas denunciando el empeño del presidente Wade (85 años) de mantenerse en el poder y su presunta voluntad de colocar a su hijo como sucesor.

Una veintena de responsables de partidos y asociaciones de la sociedad civil que forman el M23 tomaron la palabra para reafirmar el total rechazo de la candidatura de Wade.

Todos coincidieron en opinar que al igual que lo ha hecho el pasado 23 de junio, el pueblo senegalés ha vuelto a demostrar que no aceptará un tercer mandato de Wade, cueste lo que cueste.

Los organizadores recordaron que el propio Wade declaró, en 2007, a los periodistas, que no podría optar a un tercer mandato, debido a la restricción de dos legislaturas impuesta en la Constitución adoptada en 2001, un año después de su llegada al poder.

Dos exnúmero 2 del Partido Democrático Senegalés (PDS), y exprimeros ministros de Wade, Idrissa Seck y Macky Sall, que participaron en la manifestación, motivaron su ruptura con el actual mandatario por su oposición a ese proyecto de devolución dinástica del poder.

"Wade no ha abandonado su proyecto de devolver el poder a su hijo Karim", afirmó Seck, invitando a los senegaleses a la "vigilancia", pues, recalcó, "nos ha acostumbrado a hacer todo lo contrario de lo que declara".

Wade dejó claro, en una declaración pública la semana pasada, que nunca se le ha ocurrido colocar a su hijo en el sillón presidencial.

Sin embargo, en una entrevista que divulga esta semana el diario francés "La Croix", Wade admite que le encantaría que su hijo ocupara algún día la presidencia.

El gobernante del PDS ha convocado para esta tarde una concentración, frente a su sede, para que sus seguidores reiteren su fidelidad al presidente y apoyen su candidatura por un tercer mandato.

Miles de seguidores llegaron en autocares procedentes de todas las regiones del país para asistir a dicha manifestación que pretende ser una réplica a la oposición.