La Agencia Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés) cerraría parcialmente sus operaciones a partir del primer minuto de este sábado, lo que dejaría temporalmente sin empleo a casi 4.000 personas y suspendería el cobro de impuestos federales sobre los boletos de las aerolíneas.

Los senadores no lograron el viernes por la tarde resolver una disputa partidista sobre una legislación para extender la autoridad operativa de la agencia.

Esa autoridad expira a la medianoche. La Cámara de Representantes había aprobado esta semana una iniciativa auspiciada por los republicanos, que extendería la autoridad operativa de la FAA hasta mediados de septiembre.

Sin embargo, esa propuesta contiene una provisión que eliminaría 16,5 millones de dólares en subsidios a los servicios de aviación en aeropuertos que atienden a zonas rurales.

Los demócratas en el Senado consideran inaceptable el recorte. Su propia iniciativa para aprobar una extensión ha sido bloqueada por los republicanos.