El presunto criminal de guerra Goran Hadzic, capturado el miércoles en Serbia, ha sido extraditado hoy al Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), en La Haya.

La ministra de Justicia serbia, Snezana Malovic, anunció en rueda de prensa que el avión que transporta a Hadzic vuela ya hacia La Haya, una vez que se han cumplido todos los requisitos legales para su traslado.

La responsable de Justicia anunció que con su firma hoy del documento de extradición "Serbia ha terminado el capítulo más difícil de su cooperación con el TPIY y cumple su principal compromiso".

Hadzic era el último acusado por el TPIY que seguía en libertad, tras el arresto el pasado mayo en Serbia del excomandante militar serbobosnio Ratko Mladic.

Malovic declaró que con la captura de Hadzic Serbia ha demostrado su "dedicación al cumplimiento de las normas internacionales" y confió en que otros países de la región muestren el mismo interés en el arresto de criminales de guerra.

Además, la ministra destacó que Serbia podrá aplicar ahora más esfuerzos al cumplimiento de otras tareas que faciliten su acercamiento a la Unión Europea, como por ejemplo la lucha contra el crimen organizado.

La plena cooperación de Serbia con el TPIY, que suponía también la captura y extradición de Hadzic, era una de las condiciones para el acercamiento de este país balcánico a la Unión Europea.

Serbia aspira a obtener este año el estatus de país candidato a la adhesión comunitaria.