El petróleo que accidentalmente se filtró en dos accidentes de sendas plataformas del gigante estadounidense ConocoPhillips en el Mar Amarillo ha llegado a las costas de varias provincias chinas, informó hoy la agencia oficial Xinhua.

Los vertidos se produjeron en aguas de la provincia china de Shandong, en la costa sur de la bahía de Bohai, pero ya se han encontrado restos de crudo en la provincia de Liaoning, en la costa norte, destacó en la información.

En Dongdaihe, una playa de cuatro kilómetros en Liaoning, se han hallado partículas secas de petróleo de entre uno y tres centímetros de diámetro, y las autoridades confirmaron que pertenecen a los vertidos de las plataformas en el yacimiento de Penglai 19-3, donde se produjeron dos accidentes en junio.

En Hebei, situada en la costa oeste de la misma bahía, también se ha encontrado "chapapote" en una sección de playa de 300 metros en el puerto de Jingtang.

ConocoPhillips indicó que ha logrado extraer del mar petróleo vertido equivalente a 400 barriles, cuando el total que la empresa reconoció como filtrado totaliza 1.500, destacó Xinhua.

Además, la firma admitió que de una de las dos plataformas continúa "goteando" crudo procedente del lecho marino, y destacó que está intentando detener esta filtración.

Los yacimientos son propiedad conjunta de la estatal china CNOOC (que posee un 51 por ciento de las acciones) y ConocoPhillips (con el 49 por cien restante), pero es la estadounidense la que opera las plataformas, por lo que el Gobierno chino la ha declarado responsable de la limpieza y de las indemnizaciones que se consideren convenientes tras las investigaciones del suceso.

CNOOC y a ConocoPhillips tardaron varias semanas en informar de los dos vertidos de junio y la estatal china intentó minimizar la superficie afectada, ya que en un principio habló de 200 metros cuadrados, en lugar de los 840 kilómetros cuadrados que realmente llegó a ocupar la mancha de crudo.

Además, la Administración Oceánica Estatal de China (SOA) declaró que las aguas indirectamente afectadas por los vertidos de junio ocupan un área de 3.400 kilómetros cuadrados.

Once organizaciones ecologistas anunciaron planes de llevar a juicio a CNOOC y ConocoPhillips, exigiendo el coste de los gastos de limpieza y recuperación de la zona afectada y el pago de indemnizaciones a pescadores y otros colectivos afectados.

Bohai está considerada una de las zonas marítimas más degradadas de China y, debido a la alta actividad industrial y la escasa abertura de la bahía al resto del Mar Amarillo, corre riesgo de convertirse en una zona no apta para la vida animal y vegetal.