El empresario nicaragüense Henry Fariña, herido en el ataque armado en el que murió el cantautor argentino Facundo Cabral, fue dado de alta por el hospital y trasladado a un "lugar seguro" en Guatemala, informaron hoy fuentes oficiales.

Fariña, de 40 años, salió la noche del lunes de la clínica privada donde fue atendido por los ocho disparos que recibió en el atentado del pasado 9 de julio en la capital guatemalteca, y trasladado a un lugar seguro, confirmó a Efe el portavoz de la Policía Nacional Civil (PNC), Donald González.

"Está (el empresario artístico) en un lugar del departamento de Guatemala (que incluye la capital) y en coordinación con el Ministerio Público se le está brindando seguridad", dijo González, sin más detalles.

Asimismo, un portavoz del Ministerio Público (Fiscalía) confirmó este martes a Efe que "efectivamente el empresario salió del hospital y fue llevado a un lugar seguro", que no reveló.

La fuente agregó que desde el atentado, el Ministerio de Gobernación (Interior) está a cargo de la protección de Fariña.

Añadió que la Fiscalía aún no ha tomado declaración del empresario porque "no está sindicado por la muerte de Cabral sino que también fue una víctima" del atentado.

"A él solo se la ha hecho una entrevista informativa con el fin de conocer los hechos", añadió la fuente judicial, sin más detalles.

Las autoridades guatemaltecas manejan la hipótesis de que Fariña habría sido el blanco del ataque armado que de manera fortuita costó la vida a Cabral, de 74 años, quien recibió tres disparos, el mortal en la cabeza.

El móvil del ataque habría sido una ajuste de cuentas porque supuestamente el empresario nicaragüense habría robado dinero procedente del narcotráfico a un "costarricense" identificado como "Alejandro", quien es activamente buscado por las autoridades centroamericanas, según datos policiales y de la prensa regional.

El atentado ocurrió cuando Fariña, asentado en Guatemala desde hace una década y promotor en los últimos años de los conciertos de Cabral en la región, según los datos disponibles, llevaba al artista argentino hacia el aeropuerto guatemalteco de donde saldría hacia Argentina.

Por el caso han sido detenidos los guatemaltecos Elgin Vargas y Wilfred Allan Stokckes, señalados de supuestamente haber ejecutado el ataque armado, mientras que la autoría intelectual se le achaca al "costarricense Alejandro", según las autoridades de Guatemala.

El diario Siglo 21 de Guatemala informó este martes que durante la "entrevista informativa" que hizo la Fiscalía a Fariña anoche el empresario negó que conociera a "Alejandro" o a los dos detenidos por el caso, y dijo desconocer el motivo del atentado o a quién estaba dirigido.

Fariña "confirmó que es administrador" del local nocturno Elite de Guatemala, como ha informado la prensa local, y que esa firma, a través de él, contrató a Cabral para que diera conciertos en Nicaragua y Guatemala, según publicó el rotativo guatemalteco en su página electrónica.

El ministro guatemalteco del Interior, Carlos Menocal, dijo el viernes pasado que las fuerzas de seguridad de Centroamérica y la policía internacional Interpol buscan activamente a "Alejandro".

Las autoridades guatemaltecas también persiguen a otros cinco miembros de la banda a la que pertenecen los detenidos Vargas y Stokckes, tres hombres y dos mujeres, cuyas identidades y nacionalidades se mantienen en reserva.

Las investigaciones para esclarecer el atentado en el que murió Cabral se realiza de forma coordinada entre las agencias de inteligencia de Guatemala, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, ha dicho el secretario de Comunicación de la Presidencia de Guatemala, Ronaldo Robles.