La premio Nobel de la Paz 1992 y candidata presidencial guatemalteca, Rigoberta Menchú, dijo hoy en Managua que el asesinato en su país del cantautor argentino Facundo Cabral fue ordenado por el crimen organizado y favorece al exgeneral y aspirante opositor Otto Pérez Molina, primero en los sondeos de cara a los comicios de septiembre próximo en Guatemala.

"¿Quién se beneficia con la muerte de Facundo? ¿Quién saca provecho a la muerte de Facundo? Pues un general que quiere ganar las elecciones en Guatemala. Siempre hay una relación", declaró Menchú al canal 13 de televisión local, dirigido por tres hijos del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

Menchú, candidata del Frente Amplio, se encuentra a la cola de las encuestas con un 1,7 por ciento de intención de votos, según sondeo de la firma privada "Prodatos" divulgado el pasado 29 de junio, el cual ratificó a Pérez Molina, del opositor Partido Patriota (PP), como favorito con el 30,4 por ciento.

La premio Nobel de la Paz se encuentra en Nicaragua para participar este martes en la celebración del 32 aniversario del derrocamiento de la dictadura de los Somoza (1937-1979), que encabezará Ortega con una concentración en la capital nicaragüense.

Menchú dijo a la televisión nicaragüense que el de Cabral "no es un crimen cualquiera" sino que "tiene" tras de sí "toda una organización", y no descartó la posibilidad de que haya sido asesinado por quienes lo contrataron para ofrecer conciertos en Guatemala y Nicaragua.

"Probablemente ellos provocaron su invitación para Guatemala. Probablemente ellos hicieron planes para que llegara a un escenario y se cumpliera un escenario", expresó la candidata presidencial.

Las autoridades guatemaltecas tienen la hipótesis de que el ataque armado en el que murió Cabral el pasado 9 de julio en realidad iba dirigido contra el empresario nicaragüense Henry Fariñas, promotor de los conciertos del artista en la región y quien lo llevaba hacia el aeropuerto al momento del suceso.

Fariña, de 40 años, fue dado de alta anoche del centro de salud de la capital guatemalteca donde estuvo recluido desde el mismo día del atentado, en el que recibió ocho disparos, y fue trasladado por las autoridades a un lugar seguro con paradero desconocido, confirmaron a Efe portavoces policiales y de la Fiscalía.

El móvil del ataque habría sido una ajuste de cuentas porque supuestamente Fariña habría robado dinero procedente del narcotráfico a un "costarricense", identificado como "Alejandro", quien es activamente buscado por las autoridades centroamericanas, según datos policiales y de la prensa regional.

Menchú opinó este martes que las autoridades de su país no debieron publicar su hipótesis sobre el atentado sin antes estudiar muy bien el suceso.

"Yo no tengo ninguna prueba, pero sí tengo olfato para saber que esto no es un crimen que de repente ocurrió y ellos eran inocentes y al lado iba Facundo. Esto es algo más allá de eso", reiteró.

Las autoridades de Guatemala han detenido hasta ahora a los guatemaltecos Elgin Vargas y Wilfred Allan Stokckes, como supuestos autores materiales del ataque armado, y buscan a otros tres hombres y dos mujeres, cuyas identidades y nacionalidades se mantienen en reserva.

El secretario de Comunicación de la Presidencia de Guatemala, Ronaldo Robles, ha dicho que las agencias de inteligencia de Guatemala, Nicaragua, Costa Rica y Panamá coordinan las investigaciones para esclarecer el asesinato de Cabral.