El papa Benedicto XVI ha enviado una primera ayuda de 50.000 euros para los afectados por la sequía en el Cuerno de África, que está causando una emergencia humanitaria en esa zona oriental del continente africano.

Según informó hoy la Santa Sede en un comunicado, la ayuda ha sido enviada "como señal de cercanía" del pontífice con los afectados a través del Consejo Pontificio "Cor Unum" al administrador apostólico de Mogadiscio, Giorgio Bertin, quien trabaja directamente en la ayuda a la población.

"Como recordó Benedicto XVI en el llamamiento pronunciado tras el rezo del Ángelus del domingo 17 de julio, la escasez (de alimentos) causada por la sequía en el Cuerno de África está provocando una gravísima emergencia humanitaria", reza la nota.

"Unos 10 millones son las personas afectadas, cientos de miles de refugiados que corren el riesgo de morir al faltarles los bienes de primera necesidad. Somalia y el norte de Kenia son las zonas más afectadas", concluye.

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) anunció ayer que el próximo 25 de julio celebrará en su sede de Roma una reunión de urgencia al más alto nivel para examinar diferentes medidas contra la sequía de esa zona del continente africano.

Según datos de la ONU, unos once millones de personas que viven en el Cuerno de África necesitan asistencia alimentaria debido a las peores sequías registradas en décadas.