Tres personas muertas y más de 180.000 damnificados es el nuevo dato de las intensas lluvias caídas en las últimas horas en la región del Istmo de Tehuantepec, en el sur de México, informaron autoridades del estado de Oaxaca.

Las víctimas se produjeron este fin de semana, dos en el municipio de Salina Cruz, al sudeste de la capital, y una más en el de San José Chiltepec, al norte de la misma, detalló el gobernador Gabino Cué a la prensa.

Las dos primeras víctimas fueron localizadas en la región del Istmo de Tehuantepec e identificadas como Gabriel López Estudillo y Sandra Luz López Luca de 82 y 34 años, que murieron cuando un cerro se desgajó y cayó sobre su vivienda. El alud de tierra sepultó a ambos, padre e hija.

La que se registró hoy de madrugada en San José Chiltepec, en la región de la Cuenca del Papaloapan, zona limítrofe con el estado Veracruz, pereció al ser arrastrada por un río crecido que intentaba cruzar.

El gobernador Cué dijo que después de la limpieza en las viviendas afectadas se procederá a realizar un censo para tratar de apoyar a las familias damnificadas.

Este día la secretaria General de Gobierno de Oaxaca, Irma Piñeyro Arias, solicitó que sean declarados zona de desastre 42 de los 570 municipios para poder acceder a ayudas federales para su reconstrucción.

La funcionaria dijo que las lluvias de las últimas horas "han ocasionado daños en viviendas y accesos principales a las zonas impactadas por el meteoro".

Ante la situación soldados mexicanos activaron el el Plan DN-III para auxiliar a la población de los municipios de la región del Istmo, la más afectada por las lluvias de una onda tropical.

Además Brigadas médicas de la Secretaría de Salud ofrecen ayuda y aplican medidas sanitarias para atender infecciones y prevenir enfermedades derivadas de la inundación que se abatió en Salina Cruz, Tehuantepec y municipios aledaños como San Mateo del Mar, San Pedro Huamelula, Tehuantepec y Santiago Astata, entre otros.

También personal de las secretaría de Infraestructuras de Oaxaca y de la Comisión de Agua estatal están movilizando maquinaria diversa, camiones y cisternas para proceder a la limpieza de escombros, de calles y avenidas, y la extracción del agua de viviendas y zonas anegadas.

Un problema más es que está suspendido el tráfico sobre la carretera Istmo-Huatulco debido al desgajamiento de un cerro a la altura del municipio de Salina Cruz.

En la región del Istmo el nivel del agua llegó a alcanzar hasta un metro y medio de altura en algunos puntos y se han desbordado varios ríos y arroyos, lo que ha motivado que se declare una alerta permanente en esta zona del sur de México, informaron fuentes de Protección Civil.

Las intensas precipitaciones caídas en las últimas horas proceden de la onda tropical número nueve, que está afectando al sur, sudeste y centro de México con lluvias de hasta setenta litros por metro cuadrado en algunos puntos de la geografía del país.