Rusia aseguró hoy que no reconoce al rebelde Consejo Nacional de Transición libio (CNT) como único poder legítimo del país norteafricano y criticó a Occidente por intentar aislar a las fuerzas leales al dictador, Muamar Al Gadafi.

"Si hablamos del reconocimiento del CNT en calidad de único representante legítimo del pueblo libio, no compartimos esa postura", afirmó Serguéi Lavrov, ministro ruso de Asuntos Exteriores, citado por las agencias rusas.

Lavrov considera que "quien declare su reconocimiento está apoyando plenamente a una de las fuerzas políticas en la guerra civil en marcha en Libia".

"Esto significa que los partidarios de esa decisión apoyan la política de aislamiento. En este caso, el aislamiento de esas fuerzas que representan a Trípoli", dijo.

Rusia, añade, "rechaza tradicionalmente el aislamiento como método de solución de uno y otro problema en cualquier situación y conflicto".

Lavrov subrayó que Rusia reconoce al CNT como interlocutor en las negociaciones de paz y mantiene contactos tanto con Trípoli como con Bengasi.

El jefe de la diplomacia rusa pidió a ambas partes que "muestren una actitud constructiva y responsabilidad por el destino de su pueblo y se sienten en la mesa de conversaciones para abordar las propuestas presentadas por la Unión Africana y la ONU".

Según el ministro ruso, esas propuestas llaman al diálogo para la creación de los órganos de transición, que serían los encargados de promover las reformas, una nueva Constitución y la preparación de unas elecciones democráticas.

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, anunció el viernes el reconocimiento del CNT durante la reunión del Grupo de Contacto sobre Libia, que reúne a más de 40 países y organismos internacionales en Estambul, adonde declinaron acudir tanto Rusia como China.

A su vez, Lavrov negó que Rusia tenga intención de dar cobijo a Gadafi, al que el Kremlin ha pedido en varias ocasiones que renuncie al poder.