La operadora de la maltrecha central nuclear de Fukushima ultima medidas para evitar que el tifón Ma-on, que se prevé afecte a la zona en los próximos días, aumente el volumen de agua radiactiva en la planta, informó hoy la cadena NHK.

Para ello, Tokyo Electric Power (TEPCO) tiene previsto colocar hoy un techo provisional sobre el edificio de turbinas del reactor 3, cuya cubierta quedó perforada por una explosión de hidrógeno poco después de que el terremoto y el tsunami del 11 de marzo dañaran seriamente la planta.

El tejado metálico, de unos 5 metros de largo y 16 de ancho, ha sido diseñado sobre la marcha para tapar el agujero y evitar que las precipitaciones aumenten aún más la cantidad de agua radiactiva que se acumula en las instalaciones, uno de los principales escollos para solventar la crisis.

La eléctrica también ha desconectado provisionalmente la conducción hidráulica que envía agua radiactiva a una gran plataforma flotante anclada en un muelle cercano a la central, ante las grandes olas que se espera que provoque el tifón.

TEPCO ha dicho que espera transferir a este tanque unas 8.000 toneladas de agua contaminada en los próximos tres o cuatro meses.

Ma-on, segundo tifón de la temporada en el Pacífico y calificado como "Muy fuerte" por la Agencia Meteorológica de Japón, afectará desde hoy a las islas meridionales de Kyushu y Shikoku, con vientos de hasta 144 kilómetros por hora, precipitaciones de entre 50 y 70 milímetros por hora y olas de entre 9 y 12 metros.

Según las previsiones de la Agencia Meteorológica nipona, los efectos del tifón podrían empezar a sentirse en Fukushima a partir de mañana.