Un alto tribunal rechazó la petición de la Fiscalía para que el exministro guatemalteco del Interior Carlos Vielmann fuese juzgado en España, por lo que se mantiene el proceso de extradición desde el país europeo, informó hoy una fuente judicial.

Un portavoz del Organismo Judicial explicó hoy a Efe que la jueza Patricia Flores rechazó anoche la petición al considerar que las autoridades guatemaltecas tienen la obligación de garantizar la seguridad del exfuncionario.

La Fiscalía de Guatemala había renunciado el pasado jueves a continuar con el proceso de extradición de Vielmann, que está en España, bajo el argumento de que no hay garantías y de que las mafias pueden atentar en su contra.

Esa decisión causó serias críticas al Ministerio Público (MP), entre ellas del procurador de los Derechos Humanos, Sergio Morales, quien dijo que era un "mal mensaje" para Guatemala que lucha por combatir la impunidad.

El titular de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), Francisco Dall'Anesse, explicó ayer que ese organismo planteó desde diciembre pasado a España que el exministro sea juzgado en ese país por considerar que en los tribunales no hay "imparcialidad" ni "objetividad".

"El trabajo de la Cicig es perseguir, si es necesario en el infierno, a los que hayan cometido delitos y eso es lo que estamos haciendo y que se haga justicia en cualquier país", acotó.

Dall'Anesse reconoce que Guatemala no ofrece garantías de un proceso imparcial.

El temor de la Cicig es que Vielmann, que tiene la nacionalidad española, tenga la misma suerte que quien fuera director del Sistema Penitenciario Alejandro Giammattei, que quedó absuelto del delito de ejecución extrajudicial por el que se persigue también al exministro guatemalteco.

En junio pasado, el Tribunal de Alto Riesgo dejó en libertad a Giammattei por considerar que la Fiscalía no pudo probar con documentación la participación del exfuncionario en la ejecución extrajudicial de 10 reos en 2005 y 2006.

Vielmann, quien fue ministro del Interior del Gobierno del presidente Oscar Berger (2004-2008), fue detenido en octubre de 2010 en Madrid, a petición de Guatemala que lo reclamaba en extradición.

El exfuncionario está acusado de la muerte extrajudicial de tres reos que se habían fugado de la cárcel El Infiernito, en el departamento sureño de Escuintla en 2005, y de otros siete durante la toma de la granja penal Pavón, en 2006, al sureste de la capital.

La Cicig acusa a Vielmann de integrar junto a Giammattei, el exdirector de la Policía Nacional Erwin Sperisen y el que fuera subjefe de investigaciones de esa institución, Javier Figueroa, entre otros, un grupo paralelo de poder dedicado a las ejecuciones extrajudiciales en Guatemala.

Figueroa se encuentra detenido en Austria, mientras que a Sperisen se le inició un proceso de investigación en Suiza donde radica.