El coronel Muamar al Gadafi volvió a insistir hoy con motivo de una nueva concentración en su apoyo en la localidad de Al Zawiya, en el oeste del país, en que el pueblo libio "no se ha rendido y no se rendirá hasta el día del juicio final".

En unas declaraciones reproducidas por la agencia de noticias libia, JANA, Gadafi, que lleva más de cuatro décadas en el poder, volvió una vez más sobre sus tópicos y tildó de "infieles y cruzados" a las fuerzas de la OTAN.

Coincidiendo con una nueva ofensiva de los rebeldes contra el enclave petrolero de Brega en el este de Libia, el coronel aseguró que "el libio que lleva la bandera monárquica (oficial en Libia hasta 1969 y ahora portada por los rebeldes) (..) no tiene dignidad, ni familia, ni tribu. No tiene religión ni valores. No es un hombre y la muerte es lo mejor para él".

Asimismo, llamó a la movilización de brigadas de mujeres para combatir a la OTAN y subrayó dirigiéndose a los participantes en la protesta: "quien os combate, incluso si es libio, es un soldado de Francia, de Italia, del Reino Unido, es su esclavo, su mercenario, es un cristiano aunque no profese el cristianismo, es un cruzado".

"¡Idos al infierno! Al Zawiya no puede ser gobernada por agentes, ni por herejes, ni por traidores, ni por los cristianos", dijo Gadafi.

Desde hace varias semanas el régimen libio ha organizado concentraciones de apoyo a su líder en diferentes ciudades como Trípoli, Sebha, Sirte o Zlitan, en respuesta al cada vez mayor acoso internacional contra él.

El Grupo de Contacto para Libia, formado por 40 países y organizaciones internacionales, reconoció ayer al Consejo Nacional de Transición de los rebeldes (CNT) como la única autoridad legítima en Libia.