El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, aplaudió hoy la firma en Doha del acuerdo de paz entre el Gobierno sudanés y el Movimiento de Liberación y Justicia (LJM, por su sigla en inglés), uno de los grupos rebeldes de Darfur, y pidió a otras facciones del conflicto que se unan al proceso de paz.

Ban solicitó al Movimiento de Justicia e Igualdad (MJI), el mayor grupo rebelde de Darfur, que considere sumarse al acuerdo que ambas partes alcanzaron el jueves con la mediación de la ONU, Catar y la Unión Africana (UA), según un comunicado emitido en Nueva York por la oficina de su portavoz, Martin Nesirky.

El secretario general extendió también su petición a las facciones del Ejército de Liberación de Sudán (SLA) lideradas por Abdul Wahid y Mini Minawi.

El Gobierno sudanés y los representantes del LJM, que aglutina a varias facciones menores del conflicto sudanés, firmaron el acuerdo de paz el jueves en Doha, después de que el diálogo de paz se iniciara en marzo de 2010.

Ban mostró su beneplácito ante la firma del acuerdo de ese compromiso de paz y destacó especialmente que "el apoyo del Gobierno de Catar a las negociaciones condujo al acuerdo".

En la ceremonia estuvieron presentes, entre otros, el presidente sudanés, Omar Hasan al Bachir, acusado de crímenes contra la humanidad en Darfur; el ministro catarí de Asuntos Exteriores, Hamad bin Yasim bin Yaber al Zani, y los representantes del movimiento rebelde.

El conflicto de Darfur ha causado más de 300.000 muertos desde que estalló en 2003 y ha obligado a 2,7 millones de personas a abandonar sus comunidades de origen, según datos de la ONU, que cuenta con una misión conjunta en el territorio con la UA, conocida con el nombre de UNAMID.