Agentes de la Policía jordana y matones pro gubernamentales atacaron hoy a cientos de manifestantes reformistas que celebraban un marcha en Amán para pedir al Gobierno cambios políticos, señalaron a Efe testigos presenciales.

La manifestación comenzó tras la oración del viernes (la más importante de la semana para los musulmanes) en la Gran Mezquita Huseini y terminó en la plaza Najil, donde una coalición de movimientos juveniles autodenominada 15 de Julio pretendía organizar una acampada.

Los participantes exhibieron carteles y entonaron eslóganes en los que pedían la renuncia del gobierno del primer ministro, Maruf Bajit, y la disolución de la Cámara Baja del Parlamento.

Además de las agresiones que sufrieron los manifestantes, al menos 10 periodistas y miembros de sus equipos resultaron también lesionados, pese a las medidas adoptadas por la Asociación de la Prensa Jordana para permitir a los policías distinguir a los periodistas de los manifestantes.